Seducir o No Seducir

Seducir y Enamorar a las mujeres o manipularlas


Seducir
Seduce A Bellas Mujeres
Seducir o no seducir cuando conoces a alguien, ya que generalmente estas tratando de tener un efecto particular sobre esa persona y que crea ansiedad para la mayoría de la gente, los que están aprendiendo apenas o incluso aquellos "con experiencia" en el campo de la seduccion. 
Algo dispara las hormonas en tu cuerpo a toda marcha repentina, pero es lo que se hace después de este disparador lo que cuenta ya que puede ser el inicio para seducir o no. Algunas personas incluso después de hacer el primer contacto con el sexo opuesto tienden a ser inseguros de qué hacer a continuación.

Pero hay otros que no pierden el tiempo en el arte de la seducción una vez que el contacto se ha establecido.
Seducir o seducción significa diferentes cosas en diferentes culturas y diferentes grupos de los pueblos. Mientras que la seducción para algunas personas inspira imágenes de amor y la intimidad emocional, y genera un sentimiento de emoción, la sensualidad y el deseo sexual, la mayoría de gente no le gusta la idea de "seducir". 
Para muchos otros, la idea de la seducción o seducir  crea un temor a ser engañados, víctimas y objeto de acoso sexual. Por lo general, implica que el seductor está actuando por un motivo que no sea el amor a quien se está seduciendo, y que el objeto de la seducción no ordinariamente ha participado en este tipo de comportamiento.
Los intentos en las últimas décadas para hacer nuestra sociedad más sexo-positivo sólo han producido un discurso brutalmente superficial que ha logrado más en la intensificación de nuestro miedo al arte de seducir como algo que no  se le permite ser libremente expresado, que es destructivo y perjudicial para nosotros como individuos y para la sociedad en su conjunto.
En nuestra sociedad moderna, seducir o la seducción se asocia con el engaño, el egoísmo, la explotación, la simulación y / o un juego de palabras. Uno es seducido por las promesas de un amante, un vendedor, un político, o un artista. 
La seducción parece claramente diseñada para engañar a uno a tomar sentido de la realidad. Vemos este tipo de seducción  como un entretenimiento y la publicidad como un producto completo con imágenes pornográficas, narrativa y simbolismo. 
Lo vemos en los medios de comunicación, películas, videos musicales, lugar de trabajo, la escuela, e incluso se enseña en los seminarios de metafísica en que es prácticamente imposible escapar de alguna forma de seducir en la vida cotidiana. Muchas celebridades y estrellas deben su fama a su dominio de la seducción.
Esta interpretación desencantada de la seducción como un deseo que quiere ser actuada, el cuerpo como algo que no puede esperar para ser desvestido ha infiltrado incluso nuestras relaciones sexuales. 
El seducir en la mayoría de los casos no tiene nada que ver con el amor o incluso sentirse atraído por la otra persona. En su lugar, se trata de conseguir algo - como el sexo o favores financieros a través del uso del engaño.
Muchos de nosotros sufrimos de su influencia desastrosa y sería fácil señalar muchos ámbitos en los que nuestros intentos del arte de la seducción son más manipuladores y egoístas que amorosos y desinteresados
La mayoría de las personas aprenden el poder de seducir y se explota desde una edad muy joven, se usa la seducción para conseguir lo que quieren de sus padres y hermanos, los favores especiales del profesor y otros niños. 
A medida que se crece se  sigue este patrón y se enciende automáticamente esta seducción cuando quieren algo de alguien. Se sienten bien cuando son capaces de seducir, pero en el centro de su ser, la buena autoestima depende de si pueden seducir a otra persona o caer en la manipulación de ella. 
La manipulación alimenta su falta de autoestima, falta de confianza, falta de sentirse bien acerca de sí mismos. Si no son capaces de "seducir" se sienten indignos. Algunas personas han perfeccionado este arte que ni siquiera son conscientes de ello.
Cuando se logra seducir de esta manera, es sólo una falsa sensación de poder basado en otro que nos permite seducirlos. Cuando nos seducen, básicamente hemos dado nuestro poder al seductor. 
Una persona en su propio poder personal, lleno de amor propio y una buena  autoestima no tiene necesidad de seducir de una manera manipuladora, ni puede  ser manipuladora con la persona seducida, se aleja de la naturalidad, la "verdad", y toda la realidad de las cualidades  del arte de la seducción.
Hoy  la seducción manipuladora ha impregnado nuestro mundo moderno, es frustrante, superficial, mecánica, previsible, y manipuladora. Practicantes antiguos del arte de la seducción estaban  tan sorprendidos por el poder de esta energía que producía seducir, que estaban convencidos de que era el secreto de la juventud, salud y vitalidad.
Nuestra naturaleza humana no esta tan alterada que no podemos hacer nuestra parte, de hecho, el trabajo de evolución ya había comenzado. Las versiones modernas de "rituales y prácticas antiguas" proporcionan a las audiencias modernas  ideas de lo que el arte de la seducción fue una vez.
Pero cuando empezamos a creer que es la única manera de conectar con el sexo opuesto, entonces caemos en la trampa de memorizar líneas y scripts para seducir mecánicos, que roban lejos de nosotros el poder que hace que el arte de la seducción  natural sea de gran alcance. 
Nosotros siempre perdemos el corazón y el alma del fenómeno de la seducción y por lo tanto nuestra conexión con uno de los aspectos más profundos de la realización humana.
Es hora de desmitificar y rehabilitar el arte perdido de la seducción y usar su mega poder para seducir a las mujeres, todo el misterio de este eterno ritual olvidado y de larga incomprensión bien puede ser lo que necesitamos hoy para rescatarnos de la actual hambruna erótica.

Aprende esas técnicas antiguas para seducir a las mujeres y tener relaciones fuertes y duraderas con mujeres hermosas y bellas.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario